Cintas de correr, hacer ejercicio y asesorarse

La cinta de correr es una de las herramientas utilizadas en la mayoría de los que asisten a los gimnasios, especialmente para quienes se entrenan para mantener su forma física, y otro tanto por aquellos que necesitan perder peso, y también por quienes tienen problemas con el flujo sanguíneo y buscan en el caminar o trotar una buena alternativa al aire libre para moverse durante el invierno.

Utilizar la cinta de correr es fácil, pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones básicas, especialmente para que su uso sea lo más eficaz posible. En primer lugar, debe realizarse una leve calentamiento antes de entrar en una cinta a correr o caminar sobre la alfombra, de no hacers, se pueden sufrir y causar accidentes graves en las articulaciones y músculos.

No se puede tampoco, entrenar por un tiempo indefinido, sobre todo si usted es un principiante. Sería conveniente, sin embargo, proceder gradualmente, por lo que se acostumbra a la física (y especialmente las piernas). Otro factor a considerar es la velocidad. No se puede tener la presunción de subirse en la cinta y empezar a correr, más bien sería mejor comenzar con una caminata, a continuación, aumentar la velocidad cuando se sienta lo suficientemente en forma.

En cuanto a los ejercicios, puedes comenzar con una caminata o una carrera lenta, con el fin de reafirmar los músculos y preparar su cuerpo para trabajar más duro. Entonces usted puede hacer una carrera con variaciones de ritmo, y luego terminar el ejercicio alternando con series cortas, al igual que si se entrena para las extensiones de carretera y pausas para recuperarse.